Viaje reivindicativo por los pueblos en 2006

Buenos dias o buenas tardes compañeras, compañeros amigas y amigos:

En nombre de La Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, un saludo afectuoso. Estamos contentas de estar aquí y agradecemos la presencia de las instituciones (Ayuntamiento, Centro de información a la mujer, colectivos de mujeres etc.) y de todas las personas que nos acompañáis. Agradecemos también el esfuerzo que han realizado para que este acto pueda celebrarse.

El objetivo que nos planteamos en La Plataforma con esta actividad es doble: Por una parte encontrarnos con los colectivos de mujeres de los distintos pueblos para animarnos unas a las otras, para tomar conciencia de que no estamos solas en esta lucha contra la violencia de género que está resultando tan dura y tan difícil; y por otra convertir este encuentro en un acto de denuncia de condena por los asesinatos de mujeres y por toda la violencia que se ejerce contra nosotras.

De esta forma queremos renovar nuestro decidido compromiso por contribuir a erradicar esta lacra social y deseamos que nuestra presencia en este pueblo sirva para que también las instituciones, las asociaciones y las personas (hombres y mujeres) de (…Monturque…Cabra… Montilla, reforcéis y renovéis también vuestro compromiso.

La violencia contra las mujeres es la mayor atrocidad contra los derechos humanos. Es el crimen más numeroso y el más encubierto. Desde que nacemos hasta que morimos, tanto en unos paises como en otros, en unas culturas como en otras, en tiempos de paz como en tiempos de guerra, las mujeres padecemos la discriminación y la violencia.

La rabia, el dolor y la impotencia que esta situación nos producen, queremos convertirlas en energía para seguir luchando y en solidaridad con todas las mujeres que sufren maltrato.

Son ya 60 las víctimas de violencia en lo que va de año, 14 en Andalucía, 2 en nuestra provincia. Sin contar el caso de la joven de Rute que aunque no ha acabado en muerte, ha sido tremendo. ¿Qué decir del de la niña asesinada en Ceuta para vengarse de la madre? El suma y sigue de esta lacra resulta insoportable para cualquier conciencia humana e inadmisible para una sociedad basada en el carácter universal de los derechos fundamentales.

A todas estas mujeres se les arrebató lo más valioso, la vida, y con ella el derecho humano de amar, de vivir sin miedo, de vivir en libertad… ¿Cuantas como ellas tenemos a nuestro alrededor sufriendo en silencio el desprecio, las humillaciones, las bofetadas, los malos tratos de todo tipo?. Por desgracia muchas, muchisimas. ¿Cuántas chavalas jóvenes desde que empiezan una relación dejan de ser ellas mismas para estar controladas y sometidas a los deseos de su pareja?. Es que me quiere mucho dicen ingenuamente. Confundir el amor con el afán de dominar, controlar y poseer, está en la base de la violencia.

Los mal tratadores, los asesinos de mujeres son aquellos que piensan que la mujer les pertenece, que debe estar sometida a su voluntad y a su antojo; son aquellos que cuando desgraciadamente a las mujeres ya no les quedan fuerzas para seguir aguantando y tratan de rebelarse, de huir de las cárceles de humillación y sufrimiento, entonces eligen fríamente el método, el arma con la que puedan causar el mayor dolor, asegurándose golpear donde no hay vuelta atrás y lo hacen. Lo hacen en plena calle, a la luz del dia, en presencia de sus hijos e hijas, de sus vecinos y vecinas, de sus familiares… Apuñalan, disparan, prenden fuego, estrangulan, tiran por la ventana…. Y cuando esto sucede, la rabia y el dolor nos golpean. Una y otra vez nos hacemos la misma pregunta: ¿Por qué no acabamos de una vez con este terrorismo? ¿Por qué a pesar de todos los logros, que los ha habido y muy importantes, no conseguimos eliminar la violencia contra las mujeres?. ¿Por qué son cada día más jóvenes?.

Desgraciadamente constatamos a diario que la cultura patriarcal y machista permanece demasiado arraigada aún en nuestra sociedad y está en la raíz de la violencia. Es por eso que insistimos en la necesidad de apostar fuerte por la formación en género de todos los agentes implicados en su erradicación (policiales, judiciales, educativos…) y por la prevención a través, sobre todo, de la educación en valores. En este sentido resaltamos la responsabilidad de la escuela, la familia y los medios de comunicación (es de vergüenza el tratamiento y el negocio que en algunos programas de t.v. se está haciendo con este gravísimo problema.)

Sabemos que los sectores más conservadores y retrógrados de la sociedad, ven con inquietud los avances logrados en el terreno de la igualdad de genero y lanzan sus ofensivas, desacreditando y culpabilizando a las mujeres. No importa, nosotras sabemos que llevamos la razón y nada ni nadie nos va a detener, al contrario nuestro compromiso se renueva cada día, mientras una sola mujer muera por reivindicar su derecho a vivir con dignidad, con libertad, nosotras seguiremos gritando y denunciando esa injusticia.

Ya hace más de un año de la entrada en vigor de la Ley Integral Contra la Violencia de Género. Sin duda la Ley ha sido un enorme y positivo paso adelante, pero como denuncia Amnistía Internacional en su último informe, persisten los mismos obstáculos para que las mujeres en España puedan vivir sin violencia. Cada vez son más las mujeres que denuncian, no podemos dejar que vean frustradas sus espectativas. Para que la Ley sea una herramienta eficaz, es necesario dotarla de más recursos y que se pongan en marcha con las mayores garantías todas las medidas que contempla. Además de todo eso, hoy sigue siendo necesario e imprescindible el compromiso personal y colectivo en la lucha por la igualdad y contra la violencia. Debemos conseguir que toda la ciudadanía se conciencie.

Todas y todos tenemos la responsabilidad y la obligación, de hacer cuanto esté en nuestras manos para acabar con uno de los fenómenos que más amenazan la libertad y la integridad de miles de ciudadanas.

La lucha de esta Plataforma no es otra que trabajar para que no haya ni una agresión más, ni una muerte más. Es un clamor por la solidaridad entre hombres y mujeres, una reflexión a cerca de la responsabilidad que todos y todas tenemos en este problema, cada cual desde el lugar que ocupe.

Os animamos a seguir trabajando por esta causa y esperamos que nos acompañeis en la manifestación que como cada año realizaremos en Córdoba el 26 de Novimbre con motivo del Dia Internacional Contra la Violencia a las Mujeres. Será una ocasión más para expresar en la calle nuestro rechazo y nuestra condena a la violencia.

Juntos hombres y mujeres gritaremos: ¡! NI UNA AGRESIÓN MÁS NI UNA MUERTE MÁS!! Gracias.

Manifiesto del Ayuntamiento de Cabra

Nos concentramos hoy aquí con el objetivo de mostrar nuestra repulsa a una de las grandes lacras de nuestra sociedad:

LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

Al día de hoy el número oficial de mujeres muertas por violencia de género asciende a más de 50 y muchas otras sufren a diario lesiones y agresiones psicológicas graves.

La violencia de género es la manifestación del símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige a las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión. No podemos olvidar que la violencia también afecta a los niños y niñas, victimas directas o indirectas de esta violencia y a familiares desesperados que ven como sus seres más queridos sufren una situación de maltrato de la que, muchas veces, no pueden salir.

Abordar este grave problema requiere que todas las personas, hombres y mujeres, asumamos por principio el compromiso de que la violencia de género es inaceptable, y, por tanto, ha de ser erradicada. Consideramos necesario que los hombres se involucren activamente y tomen posiciones claras y continuadas en este tema y dejen de mirar para otro lado. Hombres y mujeres debemos aunar esfuerzos en la lucha por la consecución de la igualdad y la libertad de las mujeres y de la erradicación de cualquier tipo de violencia que se pueda ejercer sobre ella.

Los poderes públicos tampoco deben permanecer ajenos a la violencia de género.
Por ello, desde el Ayuntamiento de Cabra, apostamos por una sociedad más justa donde la igualdad entre hombres y mujeres sea una verdadera realidad, y no un derecho pendiente de conseguir. Esta firme convicción ha dirigido nuestro trabajo durante los últimos años, y se ha traducido en la propuesta y puesta en marcha de acciones de sensibilización y formación de personas y profesionales, y atención a mujeres víctimas de violencia de género.
Así mismo, volvemos a reiterar hoy el papel fundamental que las Asociaciones y Colectivos de mujeres están desempeñando en este tema, contribuyendo con sus actividades a concienciar y sensibilizar a la ciudadanía en general de que problema de la violencia de género es un problema social.

Por tanto, consideramos necesario aunar los esfuerzos de todas las instituciones públicas y privadas, así como de todos y todas los profesionales de la justicia, de la salud, de la seguridad, de la educación y, en general, del conjunto de la ciudadanía para que, desde nuestra acción individual, profesional o institucional, asumamos el siguiente COMPR0MISO:

MANIFESTAR NUESTRO RECHAZO TOTAL A CUALQUIERA DE LAS MÚLTIPLES MANIFESTACIONES DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

Cabra, a 30 de septiembre de 2006.

Ramón Narváez Ceballos.
Alcalde de Cabra.

Manifiesto de Ayuntamiento de Monturque

MANIFIESTO: “DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES”

El 25 de Noviembre fue declarado “Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres” por el movimiento feminista en 1981, dando la ONU carácter oficial a esta fecha desde 1999.

Conseguida la tan esperada Ley Integral contra la Violencia de Género y una vez que se ha logrado desterrar el viejo concepto de contemplar los malos tratos en el hogar como un problema de la esfera privada, son muchos aún los pasos que quedan por dar en este arduo camino para conseguir una sociedad igualitaria. Una sociedad donde no se produzcan este tipo de ataques que en los últimos años han cobrado mayor presencia mediática, pero que devienen de una estructuración social desequilibrada, donde las mujeres son discriminadas en las esferas políticas, económicas, laboral y social.

La violencia contra las mujeres es una de las más degradantes violaciones de los derechos humanos y continua progresando en el ámbito global. No respeta fronteras, culturas, niveles económicos. Está presente en épocas de conflicto armado y en tiempos de paz, en el hogar, en el trabajo y en la calle. Es un hecho que se interpone hacia la igualdad, la paz, el desarrollo y los derechos humanos para todas y todos.

Desde el movimiento feminista y los colectivos de mujeres se ha luchado por un tratamiento integral de este problema social, implicando a todos los agentes sociales y organismos que tienen competencia en la materia.

Ante esta situación DENUNCIAMOS que:

O Continuamos asistiendo al asesinato de millones de mujeres en le mundo a través de crímenes “por honor”, explotación sexual de mujeres y niñas, mutilaciones genitales, etc.

O Los efectos negativos de la globalización los sufren más las mujeres: mayor grado de pobreza, menor acceso a recursos, precariedad en el empleo, más vulnerables ante las catástrofes medioambientales, etc.

O Seguimos asistiendo cotidianamente al uso de imágenes femeninas estereotipadas y sexistas que se muestran a través de los medios de comunicación. El lenguaje utilizado sigue invisibilizando a las mujeres, siendo elemento clave de complicidad en la tolerancia de la violencia contra las mujeres.

Por todo esto INSTAMOS a que:

O Se siga luchando por la paridad, la denuncia y erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, por una sociedad sin discriminación de sexos y con igualdad de derechos y oportunidades, por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos, que ahora son referentes del cambio y que han sido reivindicaciones históricas del movimiento feminista.

O Las políticas de género vayan más allá tanto de políticas asistenciales como de políticas para cubrir o mejorar las carencias de las mujeres. De ahí que los organismos políticos de igualdad deben tener un rango principal tanto en el ámbito nacional, autonómico y local.

O Se trabaje por un cambio cultural que implique el reconocimiento de las aportaciones y el saber de las mujeres.

O Se creen nuevos referentes para la infancia y la juventud introduciendo valores de igualdad y que desde las edades más tempranas la coeducación sea real en las aulas.

O Se ejerza el derecho de las mujeres a estar presentes en los órganos de poder y toma de decisiones a todos los niveles. Las políticas no son “neutras” y cuando no se contempla la diferente situación de las mujeres, se contribuye a mantener una posición de desigualdad en todos los campos (acceso a recursos, empleo, familia, cultura, política, etc.).

O Se eduque a los niños y a las niñas desde la infancia a resolver los conflictos mediante el diálogo y el consenso entre iguales. Así se podrá prevenir la violencia de género en las relaciones de noviazgo entre la juventud.

O Los colectivos de mujeres sigamos observantes del desarrollo y cumplimiento en todos sus ámbitos de competencia de la nueva “Ley Integral contra la Violencia de Género”, en cuya consecución el movimiento de mujeres ha tenido un papel fundamental.

Apelamos a todos los hombres y a todas las mujeres, a los colectivos y entidades y a los poderes públicos para que cada uno en su esfera de responsabilidad contribuya a la eliminación de la violencia de genero.

Invitamos a toda la ciudadanía a sumarse a cuantas acciones de sensibilización, prevención y denuncia se desarrollen para contribuir a la iliminación de la violencia hacia las mujeres.