Manifiesto de octubre de 2004

Señora Alcaldesa, señoras y señores capitulares, compañeros y compañeras:

Recordemos a las mujeres asesinadas:

05/10/04 Mª Teresa R.P. 55 años Herrera (Sevilla) ex marido Modesto M.G,la mató de tres tiros de escopeta. Sobre él pesaba una orden de alejamiento.

05/10/04 Luz D.41 años Valencia su compañero Mohamed, la mató de una cuchillada en el cuello.

07/10/04 Mª Teresa S.G. 66 años Calahorra (Zaragoza) Marido P.M.R.,le propinó varios golpes en la cabeza objeto contundente.

07/10/04 Aurora Rodríguez 23 años Hospitalet de Llobregat (Barcelona) El cadáver de la víctima fue encontrado, junto al de su compañera de piso ambas policías nacionales. Habían sufrido vejaciones, abusos sexuales y torturas antes de ser asesinadas a navajazos y posteriormente quemada. La policía ha detenido a Pedro Jiménez García.

07/10/04 Silvia Nogaredo 28 años Hospitalet de Llobregat (Barcelona) Compañera de la anterior.

07/10/04 Karen Durrel 41 años Calpe (Alicante) Paul Durant, fue detenido por la Policía en el mes de febrero después de que confesara . La Policía no encontró su cadáver ni halló pruebas del asesinato. Ahora, él ha revelado que después de matarla cortó su cuerpo en pedazos, comiéndose algunos y el resto dejándolos en bolsas de basura por todo Calpe.

08/10/04 Alfonsa Mohedano 35 años La Vitoria (Córdoba) .Ex marido Pedro Cantillo, sobre el que pesaba una denuncia por malos tratos y orden de alejamiento, que la golpeó reiteradamente con un palo en la cabeza.

11/10/04 Amaya 34 años Barakaldo (Bilbao) Hermano En el transcurso de una discusión, Antonio G.I., cogió un cuchillo y degolló a su hermana y a su madre. La hermana ha fallecido y la madre se encuentra hospitalizada en estado grave.

13/10/04 Sin Identificar. 15 años Salou (Tarragona)Tío. falleció tras ser arrojada por su tío por la ventana del hotel en el que se encontraban y caer a un patio de luces.

14/10/04 Sin Identificar. 49 años Cartagena (Murcia) Marido Joungkuan H. La víctima presentaba puñaladas en cuello, axila y pecho,además de un golpe en la cabeza y hematomas por todo el cuerpo.

22/10/04 Mª Teresa Otero Vélez 36 años Huelva Pareja Edel Cedeño Mora. La apuñaló y prendió fuego tras rociarla con gasolina,
Total Víctimas hasta el momento 79.

Los actos de violencia hacia las mujeres son una clara vulneración de los derechos humanos, la dignidad humana, la libertad y la integridad personal.

Éstos son bienes protegidos en el Marco del Orden Jurídico Internacional. Pero la violación de los derechos de las mujeres es algo profundamente enraizado en la sociedad. Una sociedad, unos medios de comunicación que no critican, desde el respeto, las sentencias injustas.

Callan ante una sentencia que deja libre a un asesino con el argumento de que al ser un crimen pasional no lo volverá a repetir. Es indignante.

¿Nos hemos parado a pensar cómo se sentirá la familia de la mujer ante tal argumento?

Violadores que dejan libre los fines de semana y que aprovechan para asesinar a dos jóvenes agentes. ¿Qué indignación y rabia tendrá esa familia?

Pero ante todo esto pocas veces se levantan y dicen ¡Basta ya!

La tolerancia social que existe hacia comportamientos violentos y la promoción activa de valores asociadas a ellas, así como el escaso interés que manifiestan en ocasiones la sociedad con fruto del sistema patriarcal. Es difícil pensar que una sociedad va a cambiar por leyes o decretos.

Pero no nos desanimemos, sino lo contrario. Más comprometidas seguiremos en la lucha por la erradicación de la violencia.
La violencia, los malos tratos, los abusos, el tráfico de mujeres, la represión social,… etc. es una historia silencia que la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres quiere que sea sonora, que denunciemos, y que los agresores sean desenmascarados y que se rechacen en su ámbito profesional, social y familiar.

Pero seguiremos trabajando desde la esperanza, deseando que pronto estos plenos no sean necesarios. Vivamos en una sociedad igualitaria, desde el respeto a la persona que tengo al lado. Retos a los que sólo podemos dar respuesta desde un sentimiento de unidad y valores compartidos.

La voluntad es de seguir denunciando, reivindicando, educando y aglutinando a las mujeres, para decir: “Ni una agresión más, ni una muerte más”.