Comunicado de la manifestación del 25 de noviembre de 2005

De nuevo, amigas, amigos, compañeras, compañeros, nos encontramos aquí ocupando la calle, en este día de reivindicación, de denuncia y de dolor.

Esta plataforma se ve de nuevo obligada a convertirse en la voz de muchas mujeres, de las que ya no están y de las que siguen sufriendo como consecuencia de la violencia de género, esa que en palabras del secretario general de la ONU constituye la violación más vergonzosa de los derechos humanos.

Desde aquí queremos denunciar que a pesar de que existe una mayor sensibilidad social, de que cada día somos más y de que desde amplios sectores sociales (profesionales, institucionales, movimientos de mujeres etc.) se están haciendo esfuerzos importantes para dar una respuesta eficaz y erradicar esta lacra, las estadísticas y la realidad nos recuerdan y nos demuestran que todavía estamos muy lejos de conseguirlo.

Desde el mes de diciembre de 2004 hasta el día de hoy ya son 74 mujeres asesinadas, 74 mujeres a las que se les ha arrebatado la vida, la libertad.

Durante el primer semestre de 2005 se han interpuesto más de 5.000 denuncias por malos tratos, sin embargo estos datos no incluyen a todas esas mujeres que sufren la violencia de género sin atreverse a denunciar, sin atreverse a romper el silencio.

Pero estas cifras si nos dicen que la respuesta de la sociedad no es suficientemente contundente, que las políticas llevadas a cabo no son capaces de erradicar, de una vez por todas, la violencia sexista, la violencia de género, porque se sigue ignorando, minimizando y justificando al agresor, al ladrón de libertades, al asesino.

Hoy, queremos acabar con las falsas explicaciones y en voz alta decimos:

      • Que las víctimas no provocan a sus agresores.
      • Que no son las culpables de seguir conviviendo con el agresor.
      • Que los maltratadores no son enfermos.
      • Que la violencia de género ocurre en todas las clases sociales.
      • Que no es un fenómeno aislado.
      • Que los hijos y las hijas deben estar alejados del agresor.
      • Que son las víctimas directas de la violencia vivida en sus hogares.
      • Que la prevención está en las escuelas.
      • Que la violencia se aprende en los hogares donde existe maltrato.
      • Que se llama violencia de género porque el 95% de las personas que la ejercen son varones y que es ejercida sobre las mujeres por el mero hecho de serlo.
      • Que el germen de la violencia de género se da en las relaciones de desigualdad entre hombres y mujeres.
      • Que la violencia de género es un problema social que nos afecta a todos y a todas, a los hombres porque son en la mayoría los causantes y a las mujeres porque son las víctimas principales.

Por ello exigimos:

      • A los medios de comunicación que, de una vez por todas, tomen partido y se impliquen con este problema que es una lacra social.
      • A los poderes públicos que se comprometan a coordinarse entre ellos, de una manera seria y eficaz, y que no se queden en la mera declaración de intenciones.
      • Al ámbito de la judicatura, de la sanidad, de la educación que cumplan los mandatos emanados de la Ley Integral contra la violencia de género.
      • A la sociedad para que denuncie, desenmascare y aísle al agresor, al asesino, porque desde esta plataforma sabemos que antes hubo una oportunidad….

    • PLATAFORMA CORDOBESA CONTRA LA VIOLENCIA A LAS MUJERES