Manifiesto de mayo de 2010

Todos y todas debemos plantearle cara a la violencia machista que empobrecenuestra sociedad.Los maltratos no son un asunto privado, es un problema social que se combate con la tolerancia cero ante cualquier comportamiento machista.

Desde la Secretaría para la Igualdad de UGT – Córdoba, la cual forma parte de la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las mujeres y en nombre de esta, quiere mostrar su posicionamiento de repulsa y denuncia contra la persistencia de una de las manifestaciones más virulentas de la discriminación por razón de sexo: la violencia contra las mujeres.

La violencia de género desaparecerá cuando las mujeres dejen de ser ciudadanas de segunda y participen de forma igualitaria en esta sociedad. Desaparecerá cuando dejen de estar a la cabeza de las cifras de pobreza, de las listas de desempleo, de sufrir infravaloración de sus trabajos y de los problemas de conciliación de la vida personal, familiar y pública. Desaparecerá cuando se deje de usar su imagen como un objeto de consumo, cuando sus palabras se oigan al mismo volumen que se escucha la de los hombres y cuando se las nombre y visibilice en todos los espacios sociales.

En los últimos años, desde todos los ámbitos se ha adoptado un papel activo para erradicar la violencia contra las mujeres, fomentando cuantas medidas fueran necesarias para apoyar a las víctimas, lo que ha supuesto un avance significativo en la concienciación y sensibilización social pero las agresiones contra las mujeres siguen siendo una de las formas más extremas de discriminación machista.

26 Mujeres  han sido asesinadas en lo que va de año, de las que 6  eran andaluzas.

Por ello debemos seguir luchando juntas contra esta lacra social en todos los ámbitos, también  en el laboral,  proponiendo medidas como:

– Implicación de los centros de trabajo en la red de recursos existentes para erradicar la violencia de género con la inclusión de medidas y derechos de las propia victimas en los convenios colectivos y en los Planes de Igualdad de medidas y derechos en defensa y beneficio o de las propia victimas.

– Reforzar las políticas de Igualdad promoviendo la necesidad de cambios en valores y actitudes sociales adjudicados a las mujeres y hombres que contribuyen a una mayor sensibilización e intervención en la prevención, tratamiento y erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, incluido el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en el ámbito laboral.

– La acción sindical debe dirigirse a reforzar la difusión de las medidas y derechos en materia de igualdad de oportunidades, impulsar el desarrollo de políticas de igualdad, estrechar la colaboración con el conjunto de administraciones públicas y seguir promoviendo acuerdos y convenios de colaboración para conciliar la información sobre medidas y derechos laborales de las mujeres víctimas de violencia de género.

– Evaluar la aplicación de las medidas de fomento dirigidas a las mujeres víctimas de violencia.

La violencia es cosa de todas y cada una de las personas que conformamos esta sociedad.

Tan solo asumiendo una responsabilidad compartida podremos hacer desaparecer la mayor lacra que sufre nuestra sociedad “la violencia de género”. Tan solo asumiendo una responsabilidad individual podremos forzar su desaparición y, por ende, contribuir al progreso social.

Finalizamos este manifiesto haciendo nuestra las palabras de una excepcional mujer: Clara Campoamor

“HE ACUSADO LAS INJUSTICIAS PORQUE NO QUIERO QUE MI SILENCIO LAS ABSUELVA”.

NI UNA AGRESIÓN MÁS, NI UNA MUERTE MÁS

PLATAFORMA CORDOBESA CONTRA LA VIOLENCIA A LAS MUJERES.