Manifiesto de mayo de 2009

El Grupo de Reflexión Feminista del INET en nombre de la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres de la que forma parte, manifiesta que una  vez más hemos de convocar este Pleno Extraordinario a favor de la igualdad y de rechazo a la violencia hacia las mujeres.
Como bien sabemos, la violencia contra las mujeres se deriva de la desigualdad de poder entre hombres y mujeres. La violencia está estrechamente relacionada con la desigualdad de género. Las investigaciones feministas han puesto de manifiesto la relación que existe entre la violencia y las formas culturales de considerar a las mujeres inferiores a los hombres. La violencia contra las mujeres es el resultado de la idea del dominio masculino y de los valores que reflejan este poder sobre las mujeres.
La idea central del patriarcado es la representación de la masculinidad a través del dominio sobre la mujer. Es la identificación de la virilidad con el poder del hombre, lo que en el lenguaje popular se conoce como machismo.
Es la violencia el instrumento del agresor para anular la personalidad de la mujer y conformar un nuevo ser, una nueva identidad, sometida, sumisa y subordinada a los deseos de ese hombre concreto. Decía en un articulo Andrés Montero: los feminicidios son crímenes por convicción, igual que lo es el terrorismo. El asesino tiene la convicción de que es necesario matar. Difícil de admitir pero el autor se basa en dos orígenes: el primero la socialización de genero que todas y todos hemos recibido; el segundo, que cuando pensamos en los agresores de mujeres y nos los intentamos imaginar pensando en matar a la mujer por el hecho de ser mujer, estamos errando en la atribución del pensamiento, les estamos atribuyendo un pensamiento equivocado, porque efectivamente no piensan en matarlas por el hecho de ser mujeres.
¿Qué significa esto? ¿Estamos diciendo que matan por el hecho de ser mujeres pero que el asesino ni siquiera ha reflexionado sobre ello cuando comete el crimen?. De hecho es justamente así. La explicación es sumamente sencilla, pero hay que estar alerta a entenderla. El agresor aplica la violencia para mantener el comportamiento de la mujer dentro de unos parámetros que responden exclusivamente a la voluntad del hombre. Al machismo. Es posible que algunos hombres respondan a la formación recibida de esta forma tan desafortunada y que también algunas mujeres y algunos hombres lo puedan justificar. Es obvio, pero, de ninguna manera admisible, máxime cuando se llevan tantos años desmontando esta formación y demostrando las repercusiones tan nefastas para las familias que las han padecido. ¿Por qué  no rectifican? Y aún peor ¿Cómo es que están permitiendo que chicos jóvenes actúen de la misma manera con sus parejas? ¿Cuántos años tendrán que pasar aún?
Las víctimas
Las mujeres ya estamos enteradas, hemos dicho un no rotundo al machismo y hemos apostado por ser nosotras mismas, por ser libres, por tener nuestra propia identidad, nuestros valores, y entre ellos apostamos por el primer valor de la persona, el derecho a la vida, nuestro primer objetivo. Es por ello que una vez más, y todas las veces que hagan falta, estaremos unidas exigiendo unas leyes justas, hasta erradicar esta cultura machista. Para ello nos hemos marcado unas estrategias a seguir.
Estrategias grupales e individuales.
Estrategias a nivel grupal:
Conseguir que se escuchen nuestra reivindicaciones por todos los medios posibles: prensa, radio, televisión…
Formación a nivel de grupo.
Utilización de las nuevas tecnologías.

Extender el máximo posible la red de mujeres.
Coordinándonos con las asociaciones de mujeres, ONG, partidos políticos, movimientos ciudadanos…
Exigir mayor protección para las mujeres inmigrantes.
Seguir exigiendo recursos para el cumplimiento de las leyes que nos afectan directamente: Ley Integral, Ley de Igualdad, Ley de Dependencia, Ley del aborto…
Estrategias a nivel individual:
Dentro de situaciones de injusticia desvelar  la situación de inferioridad que aún viven muchas mujeres.
Acompañar y animar a aquellas mujeres que demandan apoyo.
Adquiriendo formación tanto a nivel intelectual como psicológico.
Reforzándonos nuestra autoestima y nuestra identidad.
En nuestra casa, en el trabajo, hacernos escuchar, aportar nuestras opiniones, no quedando nunca en el anonimato.
Acompañando a nuestros hijos e hijas en todo su proceso evolutivo, haciéndonos presentes en las AMPAS, llevando a estos ámbitos los temas que consideremos de importancia para su educación integral, potenciando el dialogo y la reflexión. En definitiva aportando otra manera de socialización, haciendo resurgir en todas las personas que nos rodean un mundo más justo para hombres y mujeres, para toda la humanidad, donde la violencia machista, la violencia estructural no tenga cabida.

¡NI UNA AGRESIÓN, NI UNA MUERTE MÁS!
PLATAFORMA CORDOBESA CONTRA LA VIOENCIA A LAS MUJERES.