Manifiesto de junio de 2008

Señora Alcaldesa, señoras, y señores capitulares, compañeras y compañeros.

La Asociación Córdoba Acoge perteneciente a la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las mujeres, manifiesta que un mes más nos volvemos a encontrar, para condenar lo que venimos denunciando desde hace ya más de 10 años: más mujeres muertas.

Desde el último Pleno, cuatro mujeres han sido asesinadas, una de ellas de nuestra Provincia de Carcabuey. A ellas y a sus familias es a quienes queremos tener hoy presentes, queremos transformar la tristeza que sufren sus familias y la nuestra, en energía para seguir luchando.

Este mes también queremos dirigir estas breves palabras y con ellas nuestro apoyo, principalmente a aquellas mujeres que aún permanecen en la sombra de su sufrimiento, bien porque no se encuentran lo suficientemente apoyadas ó porque aún mantienen la idea de que las actitudes de sus parejas o maridos cambiarán.

A estas mujeres que han hecho varios intentos de desengancharse de su vida actual…, ¡a ti!, Con independencia de tu procedencia, de tu nacionalidad, ¡¡ sí !, a ti que te mantienes al lado de ese hombre, quizás el único hombre que has conocido y que te ha hecho creer que las relaciones de pareja son así: dominadas por el hombre, que las mujeres hemos nacido para servirles, que nuestros sentimientos, necesidades e inquietudes no cuentan; decirte: que aunque no es fácil romper con esa vida, ¡no estás sola!

A estas mujeres, A todas (las que lo sufrieron, las que aún lo padecen, a las familias de las víctimas ), queremos hacerles llegar nuestro apoyo como sociedad, el apoyo de las distintas administraciones, entidades públicas y privadas que cada día a través de sus recursos trabajan en la lucha contra la violencia de género.
Tampoco tú, mujer inmigrante que parece la violencia, estás sola. Todas las leyes de este país te protegen, todos los recursos que existen puedes utilizarlos y sobre todo, puedes contar con nosotras, con las mujeres de esta Plataforma que estamos dispuestas a apoyarte en ese difícil y duro camino de salir de una relación de violencia.

Escribimos este manifiesto con la esperanza de que algún día dejaremos de hacerlo, dejaremos de hablar de violencia contra las mujeres, de muerte, de golpes, de insultos… ¡Ya está bien!

Trabajamos con la esperanza de que en un futuro no muy lejano las mujeres, (españolas, ecuatorianas, marroquíes, bolivianas, rumanas, etc), aunemos nuestras fuerzas para luchar en otras causas.

¡Ni una agresión más, ni una muerte más!