Manifiesto de febrero de 2010

Sinceramente creíamos que este mes no tendríamos Pleno Extraordinario, pues hasta bien avanzado el mismo no se había producido ningún asesinato de mujeres a manos de sus parejas, pero por desgracia esto no ha sido así y una vez más volvemos a estar aquí condenando y lamentando estas nuevas muertes, muertes que nos llena de dolor y de vergüenza, que  hace nos sintamos impotentes, porque, ¿Qué podemos hacer más? ¡Todo está dicho!, pero aún así no podemos tirar la toalla y tendremos que seguir en la tarea que esta Plataforma se planteo hace ya más de diez años.

Y como una de estas tareas es denunciar y condenar, no podemos pasar por alto La Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Penal)  de fecha 17-11-09 , cuyo Ponente  D. Luciano Valera Castro (en el Recurso habido ante esta Sala) reconoce como Hechos probados que el agresor entró en la casa de su expareja (cuando recibió la demanda de divorcio) “se abalanzó contra la víctima, la tiro al suelo en donde la recogió y retorció el cuello” “propinándole puñetazos y pisotones en el cuello” “sangrando por la boca y presentando signos de asfixia sin parar de decir que la iba a matar, hasta que observo y creyó que Ya estaba muerta en el suelo”…sigue la Sentencia en los Hechos.”Las secuelas: Tetraplejia- síndrome de lesión medular. Precisará de por vida la asistencia de terceras personas para las actividades más elementales de la vida diaria (aseos, alimentación, vestido, desplazamientos, acostarse, levantarse). “Cicatrices en el cuello. Síndrome depresivo requiriéndose asistencia psiquiátrica”.

Pues bien, hasta aquí y mucho más son los Hechos probados y pese a ello este Tribunal (presidido también Por los Magistrados D. Adolfo Prégo , D. Julián Sánchez, D. Miguel Colmenero y D. Joaquín Delgado le rebajan la pena al agresor basándose en que no ha habido “Alevosía”. Con esto no es que queramos pedir para el agresor la pena perpetua ni nada que se le parezca, sólo queremos que estos señores y otros,  implanten justicia con sentido de responsabilidad, siendo sensibles ante tanto sufrimiento

Tampoco podemos pasar por alto el que cuando la víctima no ha denunciado, la noticia se da de tal manera que parece que la mujer tiene ahí parte de culpa, porque con esa actitud, está acentuando más el problema impidiendo la acción de la justicia. Es decir que además de  victima podría ser hasta cómplice. Por supuesto que hay que denunciar, cueste lo que cueste (que cuesta mucho) pero por favor que  no sirva de atenuante para el agresor el hecho de que la mujer no denuncie.

En fin, y volviendo al principio de este comunicado Nos duele y avergüenza todo esto. Somos conscientes de que no podemos caer en el desánimo pues esta tarea por desgracia será larga y costosa.  Queremos seguir están al lado de las víctimas, familiares, amigos. Queremos seguir educando en igualdad a nuestros niños y jóvenes y sobre todo queremos  que se cumplan Los DERECHOS HUMANOS ya que también son los derechos de nosotras las Mujeres.

Plataforma Cordobesa contra la violencia a las mujeres.