Manifiesto de enero de 2006

Señora Alcaldesa, Señoras y Señores Capitulares, Compañeras, Compañeros:

Terminábamos el año 2005, con 72 mujeres asesinada, empezábamos el 2006 con una escalada de violencia increíble.

En los primeros días de Enero, cuando todavía celebrábamos unas fiestas que se suponen de amor y paz, cinco mujeres fueron asesinadas. Una de ellas estuvo tres días secuestradas, maltratada con ensañamiento, cuando su asesino la dejó en libertad, su estado era tal que nada se pudo hacer por conservarle la vida. Otra mujer fue asesinada con un cuchillo de cocina delante de sus hijos. El asesino salió de la cárcel con un permiso para pasar el día de reyes con ellos.

En el curso del mes de Enero, 9 mujeres han sido asesinadas. La noticia sale en los medios y ahí se queda, como otra cualquiera, otra mujer muerta, no asesinada. ¿Estaremos acostumbrándonos a convivir con esta realidad tan aterradora?, ¿la sociedad puede ser indiferente ante esta lacra social que nos corroe?

Tal como sucede con otras problemáticas de raíz social, la intervención comunitaria en el campo de la violencia de género debe hacerse atendiendo a las víctimas con urgencia, pero también desde los cimientos del sistema Patriarcal en el que vivimos.
La Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres tratamos de concienciar a la ciudadanía, estando en Institutos, Colegios, Asociaciones, conscientes que la educación es un factor de suma importancia.

Estos Plenos que celebramos cada mes en el Ayuntamiento de Córdoba, pionero en la lucha contra la violencia a las mujeres, es el testimonio de nuestra concienciación y lucha contra este terrible problema. La lucha de la ciudadanía tiene que ir paralela a la de los poderes públicos, si estos son insuficientes, las mujeres se encontrarán desprotegidas y siempre estarán a merced de individuos incapaces de aceptar que ellos no son imprescindibles ni siquiera necesarios.

Hemos andado un largo camino, no se puede negar que hemos avanzado, un logro importante es la Ley Integral, los juzgados específicos, juicios rápidos, etc.

Pero a la Ley, hay que dotarla de todos los medios: económicos, policiales, judiciales, con personal especializado y sensibilizado con la lucha de género. Los asesinos tienen que cumplir las condenas íntegras, retirarle los permisos, aunque sus conductas parezcan buenas, los resultados son obvios.

Córdoba es una ciudad luchadora, hemos estado a la vanguardia en todas las reivindicaciones relacionadas con este problema, por ello nos congratulamos de que se celebre en nuestra ciudad el Foro Internacional contra la violencia a las mujeres, tendremos la oportunidad de conocer experiencias de otros lugares y ofrecer las nuestras y seguro que lo aprovecharemos, reflexionaremos y sacaremos conclusiones para seguir avanzando.