Manifiesto de diciembre de 2004

Buenas tardes. Señora Alcaldesa, señores capitulares, compañeras y compañeros:

Nos encontramos de nuevo en este salón, después del 25 de Noviembre: “Día internacional contra la violencia a las mujeres”.

En Noviembre, mes reivindicativo, tuvo lugar el día 21 la manifestación, convocada por esta plataforma. En ella 4000 personas de Córdoba y Provincia condenamos la violencia que sufren las mujeres. La misma condena que tuvo lugar en el Pleno del día 25.

Desde este día hasta la fecha, otras 11 mujeres han sido asesinadas. condenamos dichos asesinatos y nos unimos en el dolor a sus familias.En el año que acaba,105 mujeres no verán más la luz, 5 de ellas en nuestra Provincia. Dos en nuestra ciudad Beatriz y Laura, a las que queremos recordar hoy . Un trágico balance para el año que acaba.

Sin embargo, no queremos ser negativas también deseamos mencionar los avances conseguidos:

A nivel nacional, un logro importante ha sido la aprobación de la Ley Integral.

A nivel local hay que destacar que el tratamiento del tema de la violencia de género, por los medios de comunicación ha sido más serio y riguroso,así como también ha mejorado la coordinación entre los colectivos de mujeres en las distintas actividades.
Queremos destacar en general el compromiso, que con esta Plataforma han tenido las distintas Instituciones, como el Instituto Andaluz de la Mujer, la Diputación y en particular, el compromiso hecho realidad de este Ayuntamiento gracias al cual ha sido posible llevar a cabo nuestro trabajo.

Como el año acaba, queremos hacer una reflexión sería sobre la violencia de género, no solo a nivel local, sino una reflexión sobre la problemática real que sufrimos las mujeres de todo el mundo.

Los derechos humanos son universales pero la violencia contra las mujeres ha hecho por desgracia universales los abusos contra los derechos humanos.

Las mujeres, pese a ser de diferentes países y continente, tener distinta religión, cultura, origen social, haber recibido educación o ser analfabetas, ser ricas o pobres,vivir en medio de una guerra o en tiempos de paz, todas ellas, tienen un denominador común: La discriminación y la violencia, ésta última perpetrada a veces por el propio Estado, por grupos armados, por la comunidad en la que vive e incluso por la propia familia.

El mayor frente contra este azote, ha surgido de mujeres individuales y de grupos de mujeres que han dado la cara y han expresado su opinión, a veces a costa de su vida. Estas mujeres se han organizado y han pedido que se respeten, protejan y hagan realidad sus derechos humanos.

Gracias a los esfuerzos y reivindicaciones de los colectivos de mujeres tantos a nivel nacional como internacional se han hecho importantes avances en cuanto a mecanismos y tratados internacionales, leyes y políticas. Por recordar algunos: la conferencia de Pekín de 1997 o la Ley Integral del presente año.

Estos logros sin embargo siguen estando muy lejos de cubrir las verdaderas necesidades. En la vida real, los compromisos internacionales no pasan de ser meras promesas.

Los tratados y mecanismos internacionales sólo son útiles si se ponen en práctica adecuadamente.

Las leyes y las políticas sólo ofrecen verdadera protección si se respetan.

Los derechos humanos sólo son humanos si ofrecen verdadera igualdad y la misma protección a todas las personas, sea cual sea su género.

Por ellos, sigue existiendo el reto de generar un cambio en profundidad, un cambio que afecte positivamente a la vida de las mujeres.
Esto es lo que las mujeres de todo el mundo estamos pidiendo hoy en día.

Esto es lo que todos los días pedimos desde esta plataforma:

Bien alzando nuestras voces promoviendo la acción.

Colaborando con las Instituciones y con las personas a título individual.

Colaborando con colectivos para exigir cambios en los ámbitos locales autonómicos e internacionales.

Por eso, ante la próxima aprobación de la Constitución Europea, pedimos a los líderes europeos, a las organizaciones y a las personas:

Que se comprometan públicamente a revisarla para mejorar todos los puntos relacionados con los temas de igualdad.

Pedimos que su contenido tenga un lenguaje menos sexista.

Que se contemplen nuestros derechos, que contemplen realmente la igualdad.

Pedimos que hagan de los derechos humanos una realidad para todas las mujeres.

En cuanto a esta plataforma:

Seguirá trabajando en aras de la igualdad.

Escucharemos las voces de las mujeres y trabajaremos con ellas.

Colaboraremos con las autoridades locales para apoyar programas que permitan a las mujeres vivir sin violencia.

Lucharemos por la igualdad de acceso de las mujeres a puestos de trabajo, a puestos de responsabilidad en todos los ámbitos de la sociedad.

Pondremos en tela de juicio actitudes religiosas, sociales y culturales que denigran y ponen en peligro a las mujeres. Intentaremos mover los cimientos de una iglesia que no condena los 105 asesinatos de mujeres en este año 2004.

Haremos campaña para poner fin a la impunidad con que se mueven los agresores.

Criticaremos y denunciaremos las sentencias injustas.

Buscaremos una mayor participación de los hombres, la solidaridad de muchos hombres, que también sufren cuando las mujeres son víctimas de la violencia, ya la tenemos, e incluso comienzan a participar en movimientos, antes exclusivamente de mujeres.

Por último, quizás el punto más importante, escucharemos y educaremos a la juventud, les ayudaremos a organizarse en la lucha contra la violencia, les ayudaremos a cambiar los patrones preestablecidos de su generación precedente. Ellos son el futuro y ellos son los que ayudarán en gran medida a que esta triste situación cambie.

Feliz Año Nuevo a todos y a todas, que sea un año sin violencia.