Manifiesto de septiembre de 2012

Desde la asociación de mujeres de Miralbaida perteneciente a la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, queremos manifestar nuestra más enérgica repulsa a cualquier tipo de violencia especialmente  la violencia hacia  las mujeres que lleva a algunos hombres a actuar como verdaderos  monstruos asesinando a sus propios hijos para vengarse de la mujer que no ha querido seguir sometida a su control.

Cuando un padre maltrata a la madre de sus hijos, demuestra que ellos le importan muy poco. No es cierto que un maltratador pueda ser un buen padre, como tanto se ha oído ante iniciativas que trataban de limitar el régimen de visitas y la custodia de estos padres, un maltratador siempre es un mal padre por la violencia que utiliza contra la madre y contra sus hijos e hijas, y puede llegar a ser un asesino matando a la madre, a los hijos o a ambos.

En los últimos años más de 10 menores han sido asesinados por sus padres como parte de una situación de violencia de género, y en lugar de entender que se trata de una violencia dirigida contra la mujer que se extiende a los hijos e hijas, hay quien no ve más allá de lo inmediato y se queda en el resultado del asesinato de los menores. Esta visión es la que lleva  a algunos sectores a hablar de violencia en el entorno familiar en lugar de violencia de género.

La mayoría de los padres son buenos y cariñosos, igual que la mayoría de los hombres, pero si no aceptamos que en España, según la Macroencuesta realizada por el Ministerio de Igualdad (2011), hay 600.000 maltratadores, y que algunos de ellos pueden acabar con la vida de sus mujeres e hijos, luego nos haremos preguntas sin respuesta ante casos como el ocurrido en nuestra ciudad y que tanto   dolor  nos ha producido.

Creemos que a las personas que os dedicáis a la política  y a los colectivos sensibilizados con este tema, nos queda mucho por hacer para erradicar esta lacra que por desgracia parece no tener solución, el año pasado fueron asesinadas 69 mujeres, entre las cuales se encontraba mi sobria, Rosa María Torres León de 38 años, ella fue una más de las tantas que no denunciaron por miedo.

Este año ya han sido asesinadas, Antonia, Carmen, Estrella y así hasta un total 38 y desde el último Pleno 5.

Creemos que el principal camino para acabar con la violencia es la prevención, empezando por la educación de nuestros hijos e hijas y esto incluye un cambio global en la forma de ver la relaciones entre hombres y mujeres, la violencia de género no es un  problema de ámbito privado, sino que afecta a la sociedad en general, es una expresión de la relación de desigualdad entre hombre y mujeres.

Las víctimas de malos tratos han de ser conscientes de que necesitan salir cuanto antes de la espiral de violencia física y psicológica, por eso desde aquí  pedimos  a todos los grupos políticos hoy aquí reunidos que a pesar de la tan nombrada crisis no dudéis en poner todos los medios de los que se disponga, al alcance de las víctimas de violencia de género para hacerles más fácil  su difícil decisión de denunciar y en algunos casos de abandonar su hogar.” Pedimos que se cumplan todos los mandatos de  la Ley Integral y que caiga todo su peso sobre los maltratadores y los asesinos.

Por último nuestra solidaridad y apoyo a Rhut Ortiz y a toda su familia,  ojala que un día no tengamos que venir aquí, ni tengamos   nada que reivindicar  el 25 de noviembre, eso significaría que no habría más mujeres asesinadas.

!Ni una agresión, ni una muerte más¡.

Plataforma Cordobesa Contra la Violencia hacia las Mujeres