Manifiesto de octubre de 2010

Permítanme que comience esta intervención contra la violencia a las mujeres, con los versos de una poeta siria, Maram Al-Masri, poniéndonos en la piel de una mujer maltratada.

Las mujeres como yo
no saben hablar.
La palabra se les clava en la
garganta
como una espina,
y prefieren tragársela.

Las mujeres como yo
sólo saben llorar.
Su remiso llanto
de repente mana
como una vena cortada.

Las mujeres como yo
reciben las bofetadas
sin atreverse a devolverlas.
Tiemblan
de cólera
contenida.
Leonas enjauladas.

Las mujeres como yo
sueñan…
con la libertad.

La Secretaría de la Mujer del sindicato USTEA, en nombre de la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, a la que pertenece, quiere manifestar en este Pleno su repulsa contra todo tipo de violencia hacia las Mujeres, por el hecho de ser Mujeres.

Y, a la vez, manifiesta su firme convicción de que la Igualdad es posible y hay que trabajar más insistentemente por ella.

Muchas veces hemos hablado de la gran revolución producida en el seno de la sociedad española, a lo largo del siglo XX, gracias al trabajo cooperativo de las mujeres y al apoyo solidario de hombres que también han apostado por la Igualdad de Género. La sociedad ha cambiado. Sí, en muchos aspectos. Y en éste de la violencia de género, lo que antes era considerado un asunto privado, de pareja, de familia, hoy es considerado una amenaza pública, gracias a la concienciación de las instituciones, pero sobre todo, gracias a las mujeres que han sido capaces de arroparse unas a otras, de  vencer el miedo a quedarse solas, el miedo a ser maltratadas, incluso el miedo a la muerte. La sociedad ha dado un paso de gigante que ya no tiene vuelta atrás y su expresión más firme es la aprobación de una ley contra la violencia de género, que hay que desarrollar, hacer cumplir y perfeccionar.

No obstante, sigue habiendo muchas desigualdades en la vida cotidiana, que impiden el desarrollo de una convivencia, tranquila, en el seno de los hogares; y que termina en muchas ocasiones con la muerte de una mujer, a manos de un hombre que dice que la quiere. Ya son 64 mujeres en el 2010. Mujeres valientes que se han enfrentado a una vida que no les resultaba satisfactoria, que han tenido el coraje de rebelarse y decir NO a la sumisión patriarcal.  Mujeres que han resultado golpeadas, acuchilladas, descuartizadas, decapitadas… Mujeres que perdieron la vida sin razón que lo justifique.

Además, existen miles de mujeres, en todo el territorio español, que han denunciado los malos tratos y que siguen sufriendo calvarios semejantes a los descritos por Maram Al-Masri, teniendo que convivir con su verdugo; muchas de ellas sintiéndose incapaces, indefensas, hundidas,… a pesar de que hoy, los ayuntamientos y las Comunidades Autónomas disponen de importantes recursos, aunque sean insuficientes, que puedan ayudarlas. Ninguna mujer tiene por qué estar sola en la actualidad, para enfrentarse a esta violencia. Ya hay leyes que debemos hacer cumplir.

Desde USTEA y la Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, pensamos que además de aumentar los recursos existentes, hace falta poner el énfasis en el aspecto preventivo de la educación. La educación de niños y niñas, desde la más temprana edad, donde empiezan a imitarse las conductas; la educación de hombres y mujeres, y de toda la ciudadanía en general. Córdoba, ciudad educadora, debe asumir esa responsabilidad con mayor empeño.

Hace ya más de 30 años que venimos exigiendo a las administraciones educativas, la formación y el personal especializado necesario, para el desarrollo de un plan, en los centros educativos, de una educación afectivo-sexual, que contemple la educación sentimental y el desarrollo sexual sobre la base de la libertad y el respeto a los demás. Ya sabemos que la ley, aprobada recientemente, para la Interrupción Voluntaria del Embarazo,  contempla este aspecto de la educación, pero nos gustaría que el énfasis se pusiera en el desarrollo de personas libres,  afectivamente autónomas y solidarias, sexualmente independientes. La educación debe conseguir el desarrollo integral y pleno de todas las capacidades del ser humano: hombre o mujer o como quiera considerarse. Y esto sólo puede conseguirse si logramos poner en el centro de todas nuestras metas el desarrollo humano, frente al mercado, frente a los intereses particulares, frente al oportunismo, frente al negocio.

USTEA y la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, agradeciendo el esfuerzo realizado por este ayuntamiento, pionero en su lucha contra la violencia de género reclama un mayor esfuerzo como ciudad coeducadora y pide su colaboración e interlocución con las administraciones correspondientes para que Córdoba cuente:

  • Con programas y talleres coeducativos en todos los centros de Primaria y Secundaria.
  • Con un programa   de educación afectivo-sexual en todos los tramos de la red educativa.
  • Con espacios para jóvenes, donde puedan desarrollar su creatividad, imaginación, sensibilidad y responsabilidad social, deportividad y trabajo voluntario, en relaciones de igualdad y de manera cotidiana, aparte de los eventos.
  • Con publicidad conductiva dirigida  a toda la población cordobesa, en todos los servicios públicos.
  • Con programas coeducativos en la TVM, dirigidos a todas las edades.
  • Con prácticas ciudadanas, como “los presupuestos participativos”, que impulsen verdaderamente una cultura de diálogo,  participación y  democracia. Lo público nos compete a todos y todas.
  • Con medidas que desarrollen una mayor oferta formativa desde los programas de la Escuela Municipal Feminista, acordes con las necesidades de los grupos de mujeres, así como su divulgación.
  • Con una red de guarderías que posibilite el trabajo de las mujeres, a la vez que impulse la educación de sus hijos, desde la más temprana infancia, en adecuados centros educativos.
  • Con servicios municipales adecuados y suficientes, coordinados con los centros educativos, que permitan la detección precoz de la violencia de género en los hogares.
  • Con ofertas de trabajo para las mujeres, víctimas de la violencia de género, que permitan su autonomía personal e independencia económica.

Para finalizar este comunicado, queremos expresar nuestra más enérgica protesta por la eliminación del Ministerio de Igualdad. Nos parece el colmo de la incoherencia política. ¿No se nos dijo, hace solo dos años, que era una prioridad de esta Gobierno?

La creación de un Ministerio de Mujer o Políticas de Igualdad de Género, ha sido una vieja reivindicación de las organizaciones de mujeres y feministas de este país.

Su desaparición nos parece un ultraje al trabajo y las reivindicaciones de tantas organizaciones y mujeres que por fin habíamos conseguido, aunque sólo fuera simbólicamente, parte de un objetivo: Que las políticas de igualdad de género se visualicen como   importantes en las estructuras del Estado.

Con esta restructuración el Gobierno nos dirige un claro mensaje: que las políticas de igualdad de género, igual pueden estar en trabajo, que en asuntos sociales,  o que en sanidad, que es algo accesorio, de lo que se puede prescindir, que no tienen entidad propia suficiente.

Se nos genera un sentimiento de indignación, nos sentimos, una vez más, utilizadas, mercantilizadas por intereses electoralistas. Parece que ahora interesa más complacer a los sectores más reaccionarios de este país que siempre han estado en contra de los avances del feminismo. Y una prueba de ello son las declaraciones del Alcalde de Valladolid, las cuales tienen nuestra máxima repulsa; declaraciones machistas, reaccionarias, que denigran a las mujeres.

Personas como esta no pueden estar en Instituciones, por eso la necesidad del Ministerio de Igualdad.  Y pese a quien pese, las mujeres de esta Plataforma, no vamos a dejar de denunciar las injusticias y no nos cansaremos de repetir que la lucha por la igualdad y contra la violencia de género es una tarea de toda la ciudadanía. Hagamos que el sueño de la libertad no sea una utopía.


¡Ni una agresión ni una muerte!


PLATAFORMA CORDOBESA CONTRA LA VIOLENCIA A LAS MUJERES