Manifiesto noviembre de 2011

Hoy es 25 de Noviembre, “Día Internacional para la erradicación de la violencia hacia las mujeres”. En torno a esta fecha, se multiplican los actos de condena y rechazo a la violencia machista.

Pero a pesar de este rechazo las mujeres seguimos sufriendo la violencia de una manera espeluznante y a pesar de los avances conseguidos en concienciación de la sociedad, la condena hacia este tipo de terrorismo no es suficiente y el rechazo hacia los agresores es mínimo. En las últimas encuestas llevadas a cabo por el IESA, para la sociedad el problema de la violencia que sufrimos las mujeres ocupa el número 26 como tema preocupante. ¿No creen que es una autentica pena que 61 mujeres asesinadas tengan tan poquita importancia para el conjunto de la sociedad?.

A pesar de todo esta Plataforma seguirá trabajando con ilusión para erradicar dicha violencia y además, quiere dar conocer otros tipos de violencias y de desigualdades que estamos sufriendo las mujeres. Aprovechamos Noviembre para seguir denunciando y reivindicando todo aquello que desde nuestra independencia creemos que es injusto, que hace sufrir a las mujeres y que dificulta la consecución de la Igualdad Real.

El año 2.011 está finalizando con el aumento de las desigualdades sociales. La crisis económica está generando una clase social cada vez más empobrecida y sometida a los vaivenes de los mercados financieros. Estas diferencias económicas y desigualdades se acentúan más en las mujeres. ¡Y más aún que se acentuaran ya que con el pretexto del ahorro, se están eliminando los organismos de igualdad de todos los ámbitos territoriales, las escasas políticas de empleo se han centrado en trabajos masculinizados, aumenta el trabajo precario y a tiempo parcial en las mujeres y
aumenta la brecha salarial entre mujeres y hombres. En definitiva “Las políticas de igualdad están sufriendo un parón a nivel mundial” la feminización de la pobreza cada día es mayor. ¡Esto también es violencia!

Por eso en este pleno y siendo hoy un día de reivindicación, desde esta Plataforma, más que nunca queremos exigir alto y claro que se cumplan los derechos humanos. Cuando decimos “los derechos de la mujeres son derechos humanos”, no estamos utilizando un eslogan llamativo, una frase con gancho o una exageración para Plataforma

hacernos oír. Estamos haciendo una llamada de atención desesperada ante la vulneración de unos valores mínimos de respeto que los seres humanos debemos asumir y que se incumplen una y otra vez con respecto a la igualdad de la mujer y a la violencia ejercida sobre ella.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos considera valores mínimos imprescindibles e iguales para todas las personas: la dignidad humana; el derecho a la vida; la libertad; la igualdad y diferencia personal; la autoestima y la integridad.

Cada uno de estos valores son sistemáticamente violados en el maltrato a las mujeres, cada día. Pero no sólo estamos hablando de la violación de Derechos Humanos en un país lejano de otro continente, también estamos hablando de España, de Córdoba, de nuestro barrio, de la casa de al lado, de una persona con cara a la que conocemos y con la que seguramente hemos hablado muchas veces.

No somos feministas radicales trasnochadas, como alguien nos ha llamado últimamente en los medios de comunicación de nuestra ciudad. Somos feministas, por supuesto que sí. Pero lo que estamos pidiendo es que se cumplan y respeten la Declaración de Derechos Humanos, la Constitución Española y la Ley Integral contra la Violencia de género. Nos estamos basando en la legalidad nacional e internacional.

Hemos conseguido establecer una serie de ordenamientos jurídicos donde los estados recogen las normas que garantizan la igualdad y universalidad de los derechos humanos y debemos velar porque se cumplan estrictamente.

Las mujeres tenemos derecho a vivir en una sociedad donde las relaciones de poder no estén basadas en el género, a una vida libre de violencia en el ámbito público y privado, a vivir sin ningún tipo de discriminación, a que la educación que recibamos esté libre de estereotipos que perpetúen conductas de dominación y subordinación entre los sexos, a contribuir en el desarrollo y el bienestar de la sociedad y a participar en igualdad de condiciones que el hombre en la vida social de nuestra comunidad.

La Plataforma Cordobesa Contra la Violencia a las Mujeres, seguirá trabajando con tesón, con ilusión y con esperanza, sencillamente porque queremos que las generaciones venideras vivan en un mundo de iguales.
Ni una agresión, ni una muerte más.
Plataforma Cordobesa Contra la Violencia hacia las Mujeres.