Manifiesto de marzo de 2012

De nuevo aquí, muy a pesar nuestro, porque ello significa que dos nuevos asesinatos machistas han tenido lugar en nuestro país, Rosa de 43 años y Caridad de los Ángeles de 39 y ya van 10. Nuestra solidaridad con las familias y nuestro rechazo más profundo a tanta violencia. Pero nos siguen preocupando las muchas mujeres que están sufriendo violencia y que permanecen en silencio. A ellas, le decimos que es posible salir del circulo de la violencia, que la culpa de tanto sufrimiento pertenece a quienes aún creen que la fuerza irracional es una forma de convivencia, a quienes tratan de imponer su propia visión de la vida a quienes impone su propia Ley.

Y todo lo anterior es consecuencia de la desigualdad existente entre mujeres y hombres, aún en el siglo XXI. Por eso, este 8 de Marzo, “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, la mayoría de los colectivos de mujeres de nuestra ciudad salieron a la calle en defensa de sus derechos. Recordando que hace 100 años otras mujeres empezaron el camino por su liberación, conmemoramos ese día retomando su sentido original. Significa volver a los orígenes del ideal socialista de la mayoría de las mujeres, que luchaban por un mundo nuevo sin explotación y opresión al hombre y específicamente la opresión a la  mujer por el hombre.

Integrar toda la lucha del feminismo para construir una sociedad donde la mujer siga siendo reconocida como gente, donde los logros conseguidos en el siglo XXI, no sean destruidos basándose en una crisis que no ha sido producida por las mujeres, sino por un sistema que solo piensa en el beneficio de la banca y del capital.

Por ello es necesario integrar las elaboraciones teóricas con las luchas y las experiencias de vida de miles de activistas, militantes y organizadoras de la lucha de las mujeres en el mundo entero: desde las guerrilleras latino-americanas, a las mujeres vietnamitas, a las trabajadoras de las fábricas a las plantadoras de arroz de la India, a las Madres de las desaparecidas argentinas y de España, a la paradas españolas, a las sometidas al sistema neoliberal europeo, a las trabajadoras de las empresas publicas, a las funcionarias, a las amas de casa, a la pequeña autónoma, a todas las asociaciones y colectivos de mujeres feministas, a los colectivos que trabajan contra la violencia machistas, y a todas las mujeres que desde los distintos ámbitos llevan una larga lucha sin miedo a la felicidad,  sin miedo de luchar por una revolución, que deberá ser social,  y profundamente cultural. Sin miedo de levantar las banderas rojas y lilas de la lucha por la liberación de la humanidad, la liberación de hombres y mujeres y el cumplimiento de los derechos humanos.

Por otra parte además del 8 de Marzo, hemos pasado unas elecciones autonómicas, donde la desigualdad existente en la actualidad entre mujeres y hombres, el empobrecimiento de las mujeres, el recorte en derechos adquiridos laborales y sociales, la perdida de garantías para las mujeres en el estatuto de  las trabajadoras con la última reforma laboral, han pasado desapercibidas apenas unas referencias, escasos minutos en medios de comunicación y nada de énfasis sobre la situación en la que quedan las mujeres, por  parte de todos los partidos políticos. Reproches, falacias, brindis al sol, pero nada concreto, nada que dejara aparte el partidismo y que se apostara clara y decididamente para solucionar los graves problemas que tiene el 51% de la ciudadanía andaluza. Las Mujeres.

Cuánto nos hubiera gustado escuchar en estas pasadas elecciones de algún partido que propusiera lo que desde tanto tiempo esta Plataforma esta reivindicando Un Pacto de Estado Contra la Violencia Machista.Pero quizás eso es secundario para los partidos. ¡Nosotras seguiremos en el empeño!

Y ese es el sentido íntimo de esta Plataforma: Concienciar a todas las personas para que no permanezcan insensibles ante una injusticia y una desigualdad que producen decenas de agredidas, decenas de victimas mortales. Solo nuestra implicación en la defensa de los derechos fundamentales de cada ser humano podrá dar lugar a un mundo más digno de nuestra especie. Y, hoy por hoy, la violencia machista es uno de los grandes desafíos morales y sociales de la época y el lugar donde nos ha tocado vivir.

La plataforma Cordobesa contra la violencia a las Mujeres, desde el máximo respeto a la democracia , pero desde nuestros convencimientos y desde nuestra libertad e independencia seguiremos trabajando en aras de la igualdad, seguiremos reivindicando todo aquello que creamos que mejorara la vida de las agredidas y en todo aquello que pensemos que puede erradicar de una vez por toda la violencia machista, la violencia patriarcal, en ese camino hacia la igualdad real queremos encontrarnos con todas y todos ustedes y con la ciudadanía, porque no olviden que existe violencia Porque hay Desigualdad.

!Ni una agresión, ni una muerte más¡.
Plataforma Cordobesa Contra la Violencia hacia las Mujeres.