Concentración por el asesinato de María Rey 2013

Buenas tardes, de nuevo estamos aquí, porque desgraciadamente  ha vuelto a ocurrir, han vuelto a asesinar a una mujer en nuestra ciudad, una ciudad que  en estos días se viste de primavera y de fiesta.

Con estas mismas palabras empezamos nuestro comunicado el 17 de Mayo de 2011 ante el asesinato de Johanna, una mujer ecuatoriana de 29 años, la última víctima en nuestra ciudad.

Hoy nos convoca aquí María Rey de 50 años, madre de dos hijas, vecina de Alcolea y  asesinada brutalmente por su marido la madrugada pasada. Según su entorno una pareja normal, aparentemente, habría que decir, porque no se llega de una relación normal al asesinato de la noche a la mañana.

¿Qué entendemos por normal? ¿El control desde el móvil que tanto se da en las parejas jóvenes? ¿Los celos?, ¿El que sea tu pareja quien te  imponga  como te tienes que vestir, a donde has de ir o con quien tienes que mantener amistad? Hay comportamientos que,  deberían hacer que se encendiera la luz roja de peligro en una relación, pero no se enciende porque a la mayoría esos comportamientos les parecen normales.

Hoy hemos sabido también del asesinato de  una joven de 19 años a manos de su pareja, en León.

El asesino de  mujeres sigue suelto,  el asesino sigue diseñando y premeditando a su antojo planes para arrebatarnos la libertad, la libertad de vivir, de amar libremente como mujeres, como mujeres  mayores, como jóvenes  o  como niñas. Aunque las formas de coacción pueden ser variadas, el mensaje que transmite la violencia machista es el de dominación: o te mantienes en tu lugar de “mujer” o pones en riesgo tu integridad.

Estamos enfadadas, indignadas, nos sentimos impotentes.

¿Hasta cuando seguirá esta barbarie?, ¿Hasta cuando seguiremos con este terrorismo, que en apenas cinco  meses  ha hecho que 26 mujeres no puedan  volver a ver a sus amistades, a su familia a sus hijos e hijas?. Es más en los primeros 20 días de este mes, lo recordábamos ayer en el Pleno Extraordinario,  son con las de hoy, 5 las mujeres asesinadas, que se dice pronto, 5, de todas las edades y de todas las condiciones.  Nos siguen matando por el hecho de ser mujeres, y querer apropiarnos de nuestra propia vida y decidir por nosotras mismas qué hacer con ella, por buscar nuestra independencia, nuestra libertad. ¿Cómo puede seguir sucediendo este fenómeno salvaje en una sociedad que tiene a orgullo haber aprobado la Carta de los Derechos Humanos?.

Ante esta cruda realidad nos preguntamos una vez más: ¿De qué les han servido a ellas todas las leyes  y todos los logros conseguidos?. Sin duda queda  mucho por hacer. La sociedad se tiene que implicar más, la implicación del entorno de las víctimas es fundamental, no se lo podemos pedir todo a ellas, porque en la mayoría de los casos están anuladas, desorientadas y con una gran dependencia de su agresor.
Y queremos denunciar  que, en un contexto de crisis que se prolonga y se agudiza,  cada día las mujeres españolas tienen, tenemos, más dificultades para tener un empleo, para hacer compatible la vida laboral y familiar, para acceder a la educación, a la sanidad, o a la atención social…

Si hay menos independencia, si hay más paro, si no se dispone de recursos, si hay miedo a la separación, si la mujer se tiene que quedar en casa, las denuncias descienden y aumenta la situación de vulnerabilidad. De ahí que sea imprescindible una dotación económica suficiente por parte de las diferentes administraciones, para desarrollar políticas de igualdad, sensibilización y educación.

Sin duda es preciso seguir avanzando, todos los logros, todas las leyes, se pueden y se debe de mejorar.

Estamos convencidas de que algún día  conseguiremos erradicar la violencia machista  y vivir en igualdad. Seguramente que ninguna de las personas que estamos aquí, la llegaremos a ver, pero no importa, lo importante es avanzar en esa dirección.   Seguiremos trabajando con toda la sociedad, con todas las instituciones,  como hasta ahora,  concienciando a la ciudadanía y sobre todo haciendo todo  lo que esté a nuestro alcance para seguir apoyando a las valientes que han dado el paso de romper con el agresor:

a)    Exigiendo el cumplimiento de la Ley Integral.
b)    Exigiendo que la crisis no afecte a las medidas de protección y apoyo a las víctimas y
c)    Desesmascarando a los agresores, no justificándolos y condenándolos social y públicamente.

Antes de finalizar expresamos nuestro más sentido pésame a la familia de Maria,  y nos ponemos a su disposición.

Agradecemos la presencia de las Instituciones, de los medios de comunicación, de las asociaciones y de todas las personas que estais aquí, sin duda deberían ser muchas más, pero las que estamos queremos decir alto y claro que vamos a seguir trabajando y colaborando para que no haya

¡Ni una agresión, ni una muerte más!
Plataforma Cordobesa Contra la Violencia hacia las Mujeres.